Wednesday 12 December 2018
  • :
  • :

Pánico por Modric

Pánico por Modric

Andaba entretenido el aficionado de a pie con asuntos harto interesantes, tales como comprobar si Gareth Bale, ese individuo que no es capaz de marcar un gol sin que sea un golazo, está en condiciones de hacer olvidar (a quien no le haya olvidado ya) a Cristiano en el Madrid; o con el repentino fichaje deArturo Vidal por el Barça, en lo que se antoja un cambio de discurso en el equipo azulgrana, pues el chileno parecerse, lo que se dice parecerse, al inolvidable Iniesta, pues va a ser que no. Y ello por no hablar de lo que supone para el VAR que Vidal y Luis Suárez convivan en el mismo equipo. Sin embargo, nada de lo dicho era comparable a la noticia de que Barack Obama, sí, han leído bien, aplaudía la decisión de Luis Rubiales de despedir a Julen Lopetegui como seleccionador días antes del pasado Mundial. Así lo desveló el propio presidente de la federación, que dejó estupefacto a su auditorio al asegurar que el expresidente de los Estados Unidos, hombre docto y, por tanto, conocedor de los problemas que acechan a la humanidad, y el de los designios de la selección española lo es, no se atrevan a negarlo, le había felicitado por su súbita decisión.

Estos son los detalles de la supuesta (y magra) operación Modric que tiene en vilo al madridismo. Ninguna respuesta ha dado el club blanco que no sea la de remitirse a la cláusula de rescisión del futbolista, que alcanza los 750 millones. Otras fuentes, no oficiales, aseguran que el Madrid ya tiene prevista una mejora de su contrato, que acaba en 2020, y que le situaría en el segundo peldaño de la escala salarial, igualado con Sergio Ramos y solo por detrás de Bale. Pero el Inter, por lo visto, no se arredra. Preguntado su entrenador, Luciano Spalleti, sobre el asunto, respondió: “Intentamos hacer todo lo que consideramos correcto para ficharle, pero tenemos los pies en el suelo. Aún quedan días de mercado, pero si en el último minuto se nos presenta la posibilidad de fichar a Messi, lo aceptaré de buen grado”. Y se quedó tan ancho.

Nada ha opinado al respecto Modric, que calla mientras apura sus vacaciones. Quizá sea cierto su deseo de irse, quién sabe. Para conquistar más títulos no será, y ahórrense la comparación entre lo que ha ganado el Madrid en los últimos años y lo que ha ganado el Inter. Para ganar más dinero tampoco, pues cuesta creer que el Inter llegue donde puede llegar el Madrid. Y respecto al cariño de la afición, un tema a veces trascendente, nada hay que decir, habiendo madridistas que guardan una foto del croata en una hornacina. Y mientras se resuelve el misterio, el aficionado cruza los dedos, aguanta la respiración y espera en estado de pánico que alguien le saque de esta pesadilla.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *